Seleccionar página

Pocos son los que se entretienen o le dan la importancia a la iluminación cuando están realizando la decoración del hogar, y es un enorme error, puesto que hasta la mejor decoración no sería capaz de lucir sin una buena iluminación, por eso, es necesario no dejar de lado este tema y dedicarle algo de tiempo también a la elección de una iluminación adecuada.

Al fin y al cabo, la iluminación en cualquier proyecto de interiorismo es clave, y cosas tan simples como el tipo de bombilla o la forma de colocación de los apliques harán que podamos crear distintos ambientes para un mismo espacio.

 

Temperatura de la bombilla (Luz Fría o Cálida)

Cuando nos referimos a la temperatura de la bombilla no lo hacemos en el sentido literal de la palabra, es decir, no va en base a cuanto calor nos de, si no a si la bombilla emite una luz más amarillenta (cálida) o más blanca (fría).

Normalmente, la luz blanca se suele usar más para lugares en los que se necesiten más visibilidad, como puede ser un vestidor, la cocina, etc. En cambio, la luz cálida es más usada para estancias donde vayamos a estar más tiempo con la luz encendida y no queramos que la luz nos moleste, como podría ser un salón.

No obstante, esto es la teoría, y luego va en función de nuestros gustos o de lo que nuestra decoración requiera.

Dirección de la luz

¿Tienes una pared decorada con vinilo? ¿Un cuadro precioso colgado en la pared? ¿Una pared pintada de forma distinta al resto que te gustaría resaltar? Para todas esas situaciones en las que queramos destacar algún componente de nuestra decoración una técnica muy práctica es utilizar luz dirigida, con por ejemplo un ojo de buey que se pueda mover o una lámpara de suelo o de techo que ilumine esa zona.

Con este truco resaltaremos cualquier zona de la decoración que nosotros queramos.

 

En la variedad está la clave

Lo mucho cansa y lo poco aburre. Ni vas a llenar tu casa de ojos de buey sin colocar otro tipo de aplique, ni vas a llenar tu casa de lámparas.

Lo ideal es usas los ojos de buey para la luz más utilizada, utilizando Leds, y de esta forma iluminaremos nuestra estancia con un bajo coste energético. Una vez hecho esto debemos dejar algunos espacios a falta de iluminar para poder utilizar otros elementos decorativos como lámparas de techo o apliques en la pared.

Por ponerte un ejemplo, una buena idea es elegir una bonita lámpara que pegue con vuestro salón en la zona del comedor. Una lámpara con personalidad dota de mucha decoración a tu espacio y encima será una pieza de la decoración que valorarán y que disfrutarán los comensales que se sienten, además de aprovecharnos así también de la luz directa hacia la mesa.

En los pasillos por ejemplo puedes aprovechar para colocar apliques en las paredes y así dotar a ese espacio de paso de una iluminación distinta.

 

Luz de ambiente

Si algo marca la diferencia es la luz de ambiente. Esta podemos aplicarla en muchísimas partes de la casa y algo que nos lo permite es la iluminación Led.

Podemos aplicarlo en cualquier mueble, debajo de las escaleras iluminando así la zona de subida o baja o en elementos donde queramos crear una pequeña luz de ambiente.

Por ejemplo, en la imagen que te traigo a continuación verás un precioso cabecero de tonos claros, y que está iluminado en la parte superior de una luz de ambiente led. Esta luz, aunque no se aprecie en exceso, en la noche da la luz suficiente para poder ver la tele, conversar con tu pareja o simplemente relajarse.

Esta imagen corresponde al Cabecero Paralex con iluminación LED

Otro ejemplo donde puede apreciar la luz de ambiente es este mueble de salón creado con módulos Addbox, donde una parte se ha iluminado con luz cálida amarilla para destacar así todo lo colocado en esas repisas. Es un recurso llamativo pero a la vez muy elegante.

Esta imagen corresponde a la composición de Salón Addbox con Vitrinas

 

Conclusión

Cada lugar a decorar es completamente distinto por lo que no te podría decir exactamente que necesita tu hogar, pero lo que si te puedo decir es que te tomes un tiempo (sin prisas) para elegir bien la iluminación de cada una de tus estancias. Una vez que las elijas, permanecerán contigo un largo tiempo por lo que como no estés a gusto con lo elegido, te arrepentirás.

Intenta jugar con la iluminación para resaltar pequeños espacios, y con la iluminación enfocada a puntos concretos para resaltar figuras, cuadros o paredes que quieras que llamen mas la atención.

Es curioso, pero muchas veces una buena iluminación puede elevar una mala decoración, y lo contrario, una mala iluminación puede hacer que una bonita decoración se quede apagada.

 

No te olvides de visitar algunas de nuestras secciones más importantes
Habitaciones Juveniles
Salones
Armarios
Camas de matrimonio
Camas Plegables
HomeOffice